En la Catedral Somos Workaholic: adictos al trabajo

Se define como adicción al trabajo como la implicación en demasía y creciente de la persona en su actividad laboral, sin poder gestionarla bien y procediendo a olvidar el resto de actividades que antes hacía. Este crecimiento de implicación no está sustentada en necesidades de trabajo marcadas objetivamente, sino que tiene esta tendencia tiene un componente psicológico en la persona que la sufre.adicto al trabajo

Los trabajadores que poco a poco van perdiendo gradualmente la estabilidad emocional y se transforman en personas obsesas del control y del poder, son las que sufren esta adicción.

Es una de las adicciones de comportamiento más asentida y justificadas a nivel social y la persona que la tiene siempre niega su problema. Usualmente se da en personas que adoran la perfección.

No hay una definición clínica para esta afección, y se encuentra ligada al síndrome de estar quemado en el trabajo, “Burnout”. En cambio, algunas formas en las que el estrés y el trastorno obsesivo compulsivo son mostrados pueden relacionarse con la desproporción de trabajo. Aunque el término “Worcaholic” tiene un punto negativo, se utiliza en ocasiones para personas que expresan una motivación intensa hacia una carrera o una profesión.

El trabajo al que se refiere, normalmente se relaciona con un cargo por el que se recibe un sueldo mensual, o también puede estar conectado con deportes, artes o la música.

sufrir adicción al trabajo

Esta adicción puede darse tanto en hombres como en mujeres, pero la mayoría son hombres en un intervalo de edad de 35 a los 50 años, con profesiones liberales y cargos intermedios, en los cuales los problemas de soledad en la pareja o la familia pueden convertirse en adicción al trabajo.

Las personas que sufren esta adicción consideran al trabajo el centro de sus vidas y como un refugio en el que resguardarse ante los problemas que se le presentan en la vida diaria, además se suelen llevar el trabajo a casa y en vacaciones suelen presentar síndrome de abstinencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *